4 trucos de mantenimiento y limpieza del lavarropas

Para que el lavarropas se mantenga en condiciones y evitar que acumule suciedad, y esta pueda llegar a transmitir malos olores a nuestras prendas, es conveniente realizar esta limpieza de forma regular.

Todos los electrodomésticos de nuestro hogar necesitan una limpieza regular, incluso si se utilizan para lavar la ropa.

El lavarropas es uno de esos aparatos que usamos de forma continua y que, al descuidarse, puede presentar problemas para cumplir sus tareas.

Dado que está expuesto a la humedad la mayor parte del tiempo, es habitual que en su goma y alrededores se formen manchas de moho y residuos de detergente.

Si bien al principio lo ignoramos, con el paso del tiempo se van haciendo notorios, sobre todo porque despide un aroma desagradable que, incluso, se adhiere a las prendas.

Su desinfección no solo evita este tipo de inconvenientes, sino que ayuda a mantener cada uno de sus componentes en buen estado.

Por fortuna, existen varios trucos caseros que, con ingredientes naturales, permiten darle una limpieza profunda y efectiva.

A continuación queremos compartir los 4 mejores para que dediques unos minutos a su mantenimiento.

¡Apunta!

  1. Limpieza general del lavarropas

La combinación de agua caliente con vinagre de manzana es una de las mejores formas de limpiar el lavarropas a nivel general, ya que elimina las bacterias, los hongos y las manchas difíciles.

Es conveniente repetirlo, por lo menos, una vez al mes para evitar la formación de moho y malos olores.

Ingredientes

  • Agua caliente (la necesaria)
  • ½ taza de vinagre de manzana (125 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Llena el lavarropas con agua caliente, agrega el vinagre de manzana e inicia un ciclo corto.
  • Una vez se cumpla, abre la lavadora y déjala ventilar durante una hora.
  1. Limpieza del filtro

El filtro es ese elemento que está situado en el interior del tambor del lavarropas; es quizá la parte más complicada de limpiar, ya que requiere mucha delicadeza y atención.

En este caso no se trata de utilizar algún producto en especial, sino de identificar aquellos posibles elementos que hayan quedado atrapados en su interior.

¿Qué debes hacer?

  • Desenchufa el lavarropas, asegúrate de que esté sin nada de agua y retírale la tapa del filtro.
  • Desenrosca la tapa de derecha izquierda hasta que salga por completo.
  • Retira los restos de hilos, papeles, suciedad y todo tipo de objetos que haya sido filtrado.
  • A continuación, toma un destornillador y gira una turbina que tiene en su interior para poder remover los restos que tiene en su interior.
  • Cierra bien ambas partes antes de volver a utilizar el electrodoméstico, ya que no debe caer agua dentro.
  1. Limpieza de la goma

La goma o sello es la parte donde más se concentra el moho y los malos olores debido a que retiene humedad.

Si bien este puede secarse después de cada lavado con una toalla o trapo, casi siempre quedan residuos que, más adelante, pasan factura.

Para dejarla libre de hongos y gérmenes, proponemos aprovechar el poder antiséptico del agua oxigenada y el limón.

Ingredientes

  • 3 litros de agua
  • ¼ de taza de jugo de limón (62 ml)
  • 1 taza de agua oxigenada (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Extrae el jugo de limón fresco, agrégalo a un balde con tres litros de agua y, de inmediato, incorpora el agua oxigenada.
  • Observa bien cómo está puesta la goma para que, luego de voltearla, no tengas dificultades de dejarla de nuevo en su sitio.
  • Una vez identifiques el moho, rocíale el desinfectante de limón y frótalo con una esponja.
  • Sigue todo el camino de la goma para que no quede ni un solo lugar con hongos.
  • Antes de volver a colocarla bien, rocía un poco más de la mezcla y pásale un paño seco.
  1. Limpieza de los compartimentos del jabón y suavizante

Los dispensadores para el jabón y el suavizante suelen acumular muchos residuos, en especial cuando utilizamos detergente en polvo.

Su limpieza es tan sencilla como necesaria, ya que las sustancias adheridas pueden fermentarse y provocar olores indeseados.

Ingredientes

  • 1 taza de vinagre blanco (250 ml)
  • 1 litro de agua caliente

¿Qué debes hacer?

  • Diluye una taza de vinagre blanco en un litro de agua caliente.
  • Saca los compartimientos del lavarropas y sumérgelos en el preparado.
  • Déjalos en remojo durante 10 minutos, aclara y sécalos bien.
  • Si estos no son desmontables, rocía la misma mezcla y frótala con una esponja.

¿Cada cuánto le haces mantenimiento a tu lavarropas?

Es importante que sepas que lo debes repetir, por lo menos, cada dos meses, ya que la suciedad y el moho pueden estropearla.

Además, cada vez que finalice un lavado procura dejar la puerta abierta para que se ventile por dentro.

 

Fuente: Mejor con Salud

1 comentario

  • Doris Verónica dijo

    Se me cayó un juguete pequeño por la manguera que conecta el compartimiento de jabón con el tambor . mi lavadora es dream Exellent blue. que hago sueña en el tambor. Nos animo a ponerlo en marcha.

Agregar un comentario